Archivo de la etiqueta: iluminación

Protegerse del Sol

El verano se nos ha venido encima y un patio o terraza expuestos al sol difícilmente se usarán durante el día. En esta entrada explicaremos como confeccionar un toldo de lona en cinco pasos.

F1

imagen del proyecto de instalación en un patio

1_ Dimensionar

Este paso nos puede ayudar a ahorrar textil y trabajo.  En primer lugar es conveniente dimensionar el espacio a cubrir y hacer un croquis simple. Hay que dividirlo teniendo en cuenta que los rollos de lona tendrán cierta longitud y un ancho de 1.2 m. o 1.5 m. En el caso del ejemplo nos irá mejor el textil de 1.5 m. ya que el patio en L mide 6 y 3 m. La longitud de las lonas será algo superior para permitir los pliegues.

2_Confección

Para que el tejido se extienda de forma horizontal habrá que ponerle sables rigidizadores. Para confeccionar esto habrá que dar varias puntadas para coser las varas (de 1.5 m.) de forma transversal al tejido. Etas varas pueden ser de pvc o fibra de vidrio (∅10 mm.) y las encontraremos en cualquier tienda de bricolaje, pero si lo preferís pueden ser listones de madera. En el caso de que no os guste la costura siempre las podremos encolar.

3_Anillas

Para que las toldillas puedan correr por sus guías habrá que ponerlas unas anillas. Estas anillas se deben colocar a unos 15 cm. del extremo de las varas. La podemos acoplar mediante un zurcido, o a través de una pequeña perforación del tejido.

4_Guías

La colocación de las guías es a la vez el paso definitivo y el más delicado, ya que si no son paralelas o tienen un ancho diferente del de las anillas no correrán las lonas. Así que os aconsejo tomar las medidas un par de veces antes de perforar y colocar los pernos en la pared. Al colocar los cables o cuerdas que harán de guías también determinaremos  la altura del espacio creado por el toldo. Si queremos una zona recogida daremos poca altura más que la de las oberturas de paso y si por el contrario queremos darle un uso más festivo dimensionaremos un espacio mayor (no es recomendable instalarlas por debajo de los 2.30 m.).

5_Montaje

Una vez presentadas las guías solo queda desmontarlas y pasarlas por dentro de las anillas. Ahora, cuando pongáis las guías de forma definitiva, ya sean de alambre o cuerda de nailon, es aconsejable darlas cierta tensión.

En el caso del ejemplo, ya que por la noche se usa el todo para protegerse de la humedad, también se instaló un foco por encima para que proyectase una cálida luz cenital.

Anuncios

El color de la luz

Es común que al cambiar una bombilla por su equivalente de última generación no veamos cubiertas nuestras expectativas.  Mientras comenzamos a ahorra energía el tono o la intensidad varían y el ambiente cambia.

Por lo general nos gustan las iluminaciones de poca intensidad cálidas mientras preferimos las más fuertes frías. Es común relacionarlo con la luz solar, que al medio día, cuando es más fuerte, toma una tonalidad blanca, casi azulada y al ponerse enrojece. Las lámparas incorporan un índice que nos permite escoger su Temperatura de Color, este se expresa en grados Kelvin. Para hacernos una idea 5500º K equivale a la luz de un mediodía despejado.  Si descendemos en esa escala, de ese tono blanco pasaremos a otros más rojizos, como los 2800º K que caracterizaban a las bombillas de Edison tradicionales. En el otro extremo está el tono de un día nublado, tan común en lámparas fluorescentes, que equivale a 7000º K.

Temperaturas de Color de las lámparas

Así es recomendable, al escoger diferentes tipos de lámpara, fijarse en la temperatura de calor igual que en la potencia equivalente. Por ejemplo para una cocina, donde querremos más luz, escoger lámparas potentes de 5500º K para arriba. Hay que tener en cuenta que en estos casos es recomendable que sean cenitales para que no deslumbren. Es habitual recurrir a este tipo de luces en baños, talleres, cuartos de juego y otros lugares donde realizar tareas con atención. Para estos casos obtendremos mejores resultados con lámparas fluorescentes.

luz fría en cantidad

Si por el contrario queremos iluminar una sala más relajada pondremos mayor número de puntos de luz cálidos y suaves, de 3500º K o menos. Esta vez podrán estar a la altura de nuestros ojos porque no deslumbrarán al crear un menor contraste. También es importante tener en cuenta que las pantallas teñirán con su color la luz y la atenuarán un poco más.

exterior cálido